Aires de Libertad

09 marzo of 2017 by

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 0 Flares ×

“Aire Libre”, espectáculo de egreso de la escuela profesional de La Tarumba, trabaja la idea de una antigua compañía de circo gitana errante que va buscando nuevos lugares para establecerse y mostrarse, corre el rumor que los pueblos que dejan tras ellos quedan contagiados de una energía poderosa.


Es difícil ser totalmente imparcial al escribir sobre un proceso en el que te ves involucrado, pero se pueden enumerar los elementos: 14 acróbatas a punto de egresar de la escuela de circo formados durante 3 años, 10 disciplinas de especialidad, 1 disciplina colectiva, 7 profesores de disciplinas circenses, 1 equipo de dirección, 1 banda de músicos, 1 equipo de producción.

El armado del espectáculo de egreso de la quinta promoción de la escuela de La Tarumba comenzó en enero de este año, ¡corrección!, comenzó el año pasado trabajando con Fernando Zevallos ¿la primera tarea? Montar un texto de teatro ¿la primera frase? ¡Me importa un carajo la técnica de circo en este momento! ¿Por qué? Porque quería poner a nuestro alcance herramientas teatrales: creación de personaje, acciones teatrales, la importancia de la voz y el acompañamiento corporal a lo que se dice (para luego eliminar la voz y seguir hablando), la concentración permanente y sostenida durante más de una hora en una puesta en escena. Otra decisión importante fue mudar la etapa de creación a la carpa de Chorrillos en febrero de este año, trabajar y convivir ahí, lejos del espacio usual y cómodo de la casa de Miraflores permitió estar más enfocados.

Este proceso que finalizaba una formación pedagógica y artística tenía retos claros:

  • Tejer un espectáculo con diferentes rutinas creadas por los estudiantes.
  • Idear una estructura que cumpla los requerimientos técnicos y que además permita que el espectáculo sea itinerante.
  • Que los alumnos seamos responsables del armado de la estructura para entender las necesidades de un montaje de este tipo y cómo podemos recrearlo.
  • Valorar el conocimiento circense tanto como el conocimiento teatral para lograr un lenguaje escénico claro.

Fernando nos cuenta que este proceso no ha sido muy distinto al que aplica para trabajar con los actores durante la temporada de carpa. Sí, él se refiere a nosotros como actores. Y esta es la manera de hacer de La Tarumba, que desde su formación tuvo la tácita obligación de crear su propia propuesta. Y encontró que hacer circo mediante las herramientas teatrales era su lenguaje.

Lo primero fue hacer un orden técnico de las disciplinas considerando el ritmo de cada rutina para mantener un equilibrio para el espectador, luego conocimos la estructura que nos contendría (especialmente construida para esta puesta). Comenzaron las pruebas de vestuario, los ensayos con música en vivo bajo la batuta de Chebo Ballumbrosio y el desarrollo de los personajes que se convirtió en una tarea diaria. Trabajar escena por escena entendiendo que no solo presentamos al personaje y su cuerpo sino a su extensión: el aparato de circo (trapecio, rueda, fajas, etc.). Articular además el cambio de elementos, la puesta de colchonetas, las entradas y salidas para que no sean torpes sino parte del espectáculo.

Al ojo de Fernando se suma la mano de Estela Paredes para trabajar escenas y detalles puntuales, su formación inicial en mimo hace que el lenguaje escénico de Estela sea muy claro y sabe dónde poner los puntos y comas de cada acción.

Y una vez armado el espectáculo se sigue trabajando, cada ensayo general es la oportunidad para introducir nuevas situaciones, con los personajes más sólidos se proponen contra-escenas. El equipo de iluminación se suma y Fernando tiene muy claro cómo quiere usar cada elemento para potenciar cada una de las escenas.

Poco a poco todo se va uniendo, hemos armado la estructura dos veces antes de estrenar bajo las indicaciones de Carlos Olivera (siempre atento), cada elemento ayuda a pensar en lo que será el espacio abierto, en el que cada una de las acciones tiene que ser clara y gigante, en el que hay que abrir el pecho para mostrar el público que venimos a ofrecer todo el trabajo de tres años ¿cómo nos recibirá cada nuevo espacio? ¿Cómo reaccionará el público de Chorrillos, Villa el Salvador, Miraflores y los que vengan?

Tomar el espacio público no es un descubrimiento del espectáculo, estar en la calle y poder llegar con el mismo espectáculo a diferentes distritos de la ciudad es volver a la esencia tanto del circo como de La Tarumba. Un espacio público en el que todos los asistentes y artistas comparten el mismo aire y tienen los mismos derechos sin jerarquía alguna ¿no es hora de que todos nos apoderemos de nuestros espacios?

AIRE LIBRE
INGRESO LIBRE
11 y 12 de marzo – C.C Plaza Lima Sur, Chorrillos – 7 pm
18 de marzo – Parque Central del grupo 9 sector 1, Villa El Salvador – 7 pm
19 de marzo – Parque Reducto, Miraflores – 7 pm

 

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 0 Flares ×

Previous:

No uno sino muchos aplausos

Next:

Residencia de danza y movimiento

You may also like