Qhispikay, vivir del circo

27 Mayo of 2015 by

34 Flares Twitter 2 Facebook 32 34 Flares ×

Qhispikay significa “estar viviendo” y es precisamente lo que Manolo y Andrea han logrado con su espacio. Están viviendo del circo, de la danza y de sus exploraciones.

Manolo y Andrea vienen de los caminos de la danza, el teatro y el circo. Además de compartir el escenario,comparten la dirección de Qhispikay y una curiosidad por el movimiento que los mantiene trabajando juntos.

 


 

Manolo comenzó a hacer circo desde pequeño, a los cuatro, en los talleres de La Tarumba. Exploró un poco de teatro y danza, pero volvió siempre al circo. Entrenó con Miquel de la Rocha y luego buscó especializarse en Argentina en la escuela de La Arena.

Andrea empezó con muchos talleres de teatro e impro. Se quedó enganchada con la idea de volar desde que vio un espectáculo de aro. En su búsqueda se encontró con las telas y el pole en el espacio de Elizabeth Muñoz: Evidencia. Y siguiendo su curiosidad terminó haciendo danza contemporánea en Agárrate Catalina.

En el 2011, Manolo decide volver a radicar a Lima, con la clara de idea de poner un lugar para difundir el mástil, dictar talleres y ayudar a generar la difusión de circo. La casa donde está Qhispikay ya era conocida para él. Había entrenado ahí y ya le tenía mucho cariño.

¿Cuál fue la idea inicial de Qhispikay?

Bueno, en realidad al comienzo tenía otro nombre. Yo solo tenía claro que quería un espacio. El choque con Argentina fue muy fuerte para mí. Allá tienes cerca de veinte espacios solo de circo, dos lugares que ya tienen carreras universitarias y todos están llenos de gente. Al comienzo quise difundir el mástil. Era un aparato algo nuevo y comencé dando el taller a la gorra para difundirlo (se mantiene de esa manera hasta hoy). Había curso de acrobacia y todo lo dictaba yo.

Y en algún momento fue necesario reclutar refuerzos

M: Sí. Me di cuenta que necesitaba una profesora de telas, porque yo soy muy básico… Y me recomendaron a Andrea.

A: ¡Y yo traje muchos alumnos!

M: Andrea ha sido una de las pioneras y en realidad tuvo muchísima paciencia. Al comienzo tenía un alumno, pero ella fue paciente y ahora ya tiene varios niveles incluso.

Y pasaron a crear juntos también

A: Sí. Yo nunca he estado muy metida en el mundo del circo, pero él venía de una escuela en la que promovían mucho la exploración del movimiento. De hecho hemos encontrado una línea de trabajo que nos gusta sobre ese punto en común.

¿Pronto estrenan Disomnia?

A: Así es. Disomnia es una co-producción de Qhispikay con Agárrate Catalina. Un espectáculo familiar.

DISOMNIA-02

¿Cómo surge la idea?

M: La idea surge en el último viaje que hicimos a Argentina. Nos hemos propuesto viajar a menudo para capacitarnos y ver qué se está haciendo alrededor…

Pero bueno ¿cómo fue?

A: Es que mientras estábamos de viaje Manolo no podía dormir y yo comencé a pensar mucho en eso: ¿Por qué no puede dormir? ¿Qué nos quita el sueño? Y comencé a escribir sobre eso.

M: Claro. La idea surge más o menos en mayo. En julio estábamos de regreso en Lima, pero tuvimos que ponerle pausa porque reabrimos el espacio.

A: Esta vez igual teníamos claro que queríamos una mirada desde afuera. Así es que buscamos a Lucía Meléndez para ver si le interesaba dirigir lo que teníamos. Ella se comprometió mucho con el proyecto y potenció mucho nuestras ideas iniciales. Lo que sabíamos que iba a pasar con ella (y pasó) fue que nos leyó la mente a ambos, ella es muy capa dirigiendo, estamos muy contentos con el resultado.

¿Cómo ha sido el proceso?

M: Yo diría que ha sido largo (por el tiempo de trabajo de mesa). Hemos comenzado un intenso trabajo de cuerpo hace un par de meses. Disomnia tiene de todo. No es solo no poder dormir. Andrea sabe.

A: Disomnia engloba los trastornos relacionados al sueño: el miedo a la oscuridad, el quedarse dormidos, sonámbulos, sueños lúcidos.

¿Y qué más se viene para Qhispikay?

M: Bueno, yo tengo un proyecto. Voy a hacer una especie de preparatoria para escuela. Mi idea es juntar a un grupo de chicos y darles una base de acrobacia, verticales, aparatos aéreos, danza contemporánea para que estén listos para postular a alguna escuela, o para que entiendan cómo trabajar con el cuerpo.

¿Cómo sienten que ha evolucionado la difusión de espacios alternativos?

A: Siento que la movida ha crecido. Los espacios han crecido. La gente interesada es mayor. Ahora hay más chicos de 16 ó 17 años que pueden decir: “quiero hacer una carrera de circo”. ¡Eso es súper! En comparación con el nivel de Latinoamérica siento que nos falta mucho. Una parte importante de crecer es que seamos muy críticos con nosotros mismos.

M: Algo que recuerdo mucho cuando fui a la audición de La Arena, es que llegué orgullosísimo porque de 1000 videos aceptaban 30 y yo estaba ahí. Llegué una hora antes y vi calentando al elenco: rondon-flic-mortal-mortal. ¡Trucazos! Y yo decía: “así egresaré”. Pasaba el tiempo y nadie más llegaba. Salió el director del espacio y nos hizo pasar a todos. Ahí caí en cuenta: NO ERA EL ELENCO, ERAN POSTULANTES.

A: Siento que hay una responsabilidad grande de parte de las personas que nos dedicamos a esto. Nosotros hemos decidido viajar para seguir mejorando. Además tenemos que dejar de pensar que merecemos poco por ser artistas.

Manolo y Andrea invitan a todos a Qhispikay, a su hogar, a hacer familia y divertirse con el cuerpo.

Disomnia va desde el 13 al 28 de junio
Sábados y Domingos – 4 pm.
Auditorio del Centro Cultural Ricardo Palma
Av. Larco 770 – Miraflores

Costo:
General: S/. 30.00
Niños, estudiantes y jubilados: S/. 20.00


No duden en seguirlos
FB/Qhispikay – Espacio de circo

34 Flares Twitter 2 Facebook 32 34 Flares ×

Previous:

La Tropa del Eclipse

Next:

Festival Danza Nueva

You may also like