La Tropa del Eclipse

27 Mayo of 2015 by

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 0 Flares ×

Combinando teatro, circo y música en vivo, La Tropa del Eclipse, liderada por Alex Ticona, se caracteriza por su exploración alrededor del payaso y la comedia.

Ha llevado sus creaciones a muchos festivales fuera del país, y este julio tendrá una temporada en la Sala Ricardo Blume de Aranwa Teatro en Jesús María.


Alex, ¿Cómo entras al mundo del teatro?

Yo hago teatro hace casi 30 años. Comencé como todos, dando el primer paso en un taller al que uno se mete casi por curioso. El taller era conducido por Rafael Sime, que ahora es director de Kataplún. Comencé con la parte corporal del teatro. Luego busqué propuestas similares, estaban Cuatrotablas y Yuyachkani. Por ahí me encontré con el grupo Raíces, era uno de los mejores grupos de teatro de calle, los mejores en zancos, y entrené un tiempo con ellos.

 Salí a Ecuador con Raíces. Entendí que salir del país te abre la cabeza hacia nuevas opciones. De casualidad pasé a trabajar con Yuyachkani. Me escogieron para ir a Alemania. Fue una época de mucho trabajo. Me encontré ahí con Ana Correa que es una maestra. Me quedé con ellos alrededor de seis años. Me apoyaron mucho.

 

¿Era un entorno muy unido el de esa época?

Creo que la gente que comenzó y que ya hacía teatro en esa época estuvo muy conectada con lo que llamamos la mística del teatro. Eso se ha perdido. Era otra manera de ver el teatro. En esa época nos metíamos desde las ocho de la mañana a entrenar y parábamos solo para almorzar. Diariamente. ¡Era otra disciplina!

 

¿Cuándo aparece la idea de formar tu propio grupo?

La idea siempre estuvo presente. Al pasar por varios grupos fui descubriendo también como quería que fuera el mío. Al inicio se llamó “El proyecto del eclipse”, fue parte de ir buscando una identidad propia. Considero que un eclipse es algo muy mágico y al que además tienes que estar atento porque dura poco.

 

¿Y cómo pasa de “proyecto” a “tropa”?

Eso es bastante anecdótico porque el nombre lo termina de poner alguien que no tenía nada que ver con el grupo: un señor de seguridad. Lo que pasa es que uno de los primeros proyectos que hicimos fue un espectáculo dentro de la feria Tecnotrón de la Feria del Hogar y éramos 17 personas. Comenzaron los ensayos y todos llegábamos por separado. El guachimán nos pedía todos los días el DNI y renegaba un poco. Decidimos juntarnos en un punto para poder ingresar juntos y facilitarle la chamba.  Así es que, cada vez que llegábamos decía: “ahí viene la tropa”. A mi me pareció genial, desde entonces somos La Tropa del Eclipse.

 

Y ¿Cuál era el objetivo de esa tropa ya armada?

Éramos tan jóvenes que aún no sabíamos cuál era nuestro objetivo. En realidad,  sí sabíamos: era hacer un grupo de teatro-circo contemporáneo que fuera diferente a lo que se estaba viendo en ese momento. Ser una alternativa más de teatro-circo que circo-teatro que aunque suene enredado es importante delimitar tus campos.

La idea era tener actores multidisciplinarios. Los grupos de los 70 a los 90 aún tenían esa idea (Maguey, Raíces, Cuatrotablas) la mayoría manejaban cuerpo, actuación, voz, instrumentos musicales, zancos.

Al comienzo hicimos muchos eventos por ejemplo, pero de ellos salían las ideas para armar números o rutinas específicas.

 

¿Pero la idea era comenzar a crear espectáculos?

Sí. Yo tenía un par de cosas muy claras desde que comencé: la investigación y lo importante de la disciplina,y cómo te podía ampliar mucho la visión salir a festivales… Y para ir a festivales necesitábamos material propio. Esa fue la siguiente meta.

En el 99 fuimos a un festival en Colombia “Del Aire Puro”. Se presentaban 42 compañías de teatro de todo el mundo. Nosotros habíamos estado trabajando en un material con Lelé (actual director de la Malandra) basado en un unipersonal suyo. La recepción de la gente fue genial. Hicimos empatía con muchos grupos, en especial con uno de Australia. En ese festival nos contactó un programador para llevarnos a República Dominicana… Yluego de eso todo comenzó a pasar muy rápido. Nosotros mismos estábamos sorprendidos.

 

Y ahí se dieron tiempo para explorar más

Sí. Comenzamos a hacer otras cosas, a generar un grupo más grande. Así nos encontramos con Carlos Criado, uno de los pilares de la Tropa. Hicimos “Eslokehay Circus” que era un espectáculo de entretenimiento familiar. Creamos un payaso callejero muy marcado. Sin nariz. Hablando mucho. Fue un espectáculo de humor y malabares. Después dirigí a Carlos en su unipersonal“Pandangán”, que era un homenaje a los payasos Augustos.

Pasamos luego a hacer espectáculos que involucraban mayor número de personas. Aparece el primer “Ludicus”, que tenía una estética distinta a todo lo que se veía en payasos en ese momento. En el 2007 tuvimos temporada en Yuyachkani. La primera vez recuerdo que tuvimos 20 personas, pero cada fin de semana iba yendo más gente. Ese espectáculo comenzó a rotar mucho. Tuvimos dos temporadas en la Biblioteca Nacional. 

 

¿Y luego?

Cuando terminamos “Ludicus”, comenzó el proceso de “Circoloop” en el 2009. Creo que “Circoloop” es el espectáculo que ha pasado por cosas más importantes. Ha viajado mucho. Cuenta la historia de una orquesta de payasos en busca de Yayo, su integrante perdido.

El último material que hicimos es “Periplop” comenzó Carlos Criado y conmigo. Es un espectáculo de teatro de payasos. Comienza con el funeral de un amigo en común. Es un homenaje a los grandes payasos y cómicos de la historia. Es un material tierno y hace pasar al público por muchas emociones. Cuando termina el espectáculo la gente no sabe qué hacer, si aplaudir o llorar.

 428598_3266801357053_713572348_n

Hay mucha exploración de payaso en todos los espectáculos, pero son payasos no necesariamente felices ¿Cierto?

Claro, lo que pasa es que mis exploraciones de payasos parten mucho de la investigación en comedia del arte. El concepto de payaso no es sinónimo de risa, sino de navegar por sentimientos y sensaciones. ¡El payaso como un ser sensible!

Nos gusta mucho hablar mediante el cuerpo. El hecho de no hablar te da un idioma universal. No necesitas traducciones y tu cuerpo comunica mucho más incluso para gente que no maneja tu idioma.

La palabra payaso es súper amplia. Tenemos al payaso con nariz, sin nariz, blanco, augusto, vagabundo. Para mí los que hacen stand up comedy a veces son muy payasos. Creo que hay muchos payasos que están ahí y no saben que lo son. El payaso como una línea global.

 

Estén atentos que en Junio La Tropa abre su casa para el Taller de Comedia del Arte
Y en Julio estrenarán un nuevo material, sigue a la Tropa

FB/La Tropa del Eclipse

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 0 Flares ×

Previous:

Danza acrobática con el colectiva Clá

Next:

Qhispikay, vivir del circo

You may also like