Puckllay: Jugando en las Lomas

07 febrero of 2015 by

114 Flares Twitter 0 Facebook 114 114 Flares ×

Llegar a Lomas de Carabayllo no es nada complejo en estos días. Necesitas un poco de tiempo sí, pero vale la pena ver lo que Anabelí Pajuelo, Guillermo Vásquez, Ximena Gutiérrez, Juan Pujaico y todo un equipo de profesores comprometidos hace.

Los visitamos un sábado y vemos a chicos haciendo teatro, danzas folclóricas, acrobacia, disciplinas aéreas, zapateo, sicuris, construcción de instrumentos prehispánicos, juguetería en madera. Todo bajo el sol y rodeado de risas.

 


 

Los pasos previos de Anabelí…

Bueno, en realidad, mi padre es escritor. Desde pequeña he estado relacionada con el tema de las artes. Además él tenía un elenco de títeres, y eso nos acercaba más al contexto. Mis hermanos son músicos. He crecido en este ambiente. Comencé a hacer teatro en la escuela de Cerro de Pasco. Siempre viajaba a Lima, pero me instalo definitivamente después de mi etapa escolar. Aquí estudié con Cuatro Tablas, Yuyachkany y con Alberto Ísola. Fui asistente de dirección para los dos últimos.

 

¿Cómo comienza la experiencia de Puckllay?

Comienza en el 2004. Gracias a una experiencia puntual de teatro y danza que tuve junto con Milagros Esquivel y veinticuatro niños. El resultado evidenciaba la posibilidad de hacer muchas cosas y fue mostrado en el teatro de la AAA. Se llamó Puckllay. Decidimos seguir con el proyecto y con el nombre. Nos quedamos trabajando en Carabayllo. Usamos las lozas, los colegios y el local comunal.

 

Poco a poco fue creciendo…

Sí. A fines del 2004 comenzamos a sumar más artistas para talleres de ritmo, cajón, zapateo, zancos y malabares. Así se consolidó en un proyecto de escuela de arte alternativa que acompaña al proceso de formación escolar y humana.

 

Y como escuela necesitaban un espacio adecuado…

La casa se construye recién a partir del 2009. Poco a poco se fue sumando más y más gente. No solo fueron artistas sino profesionales de diferentes áreas con el objetivo concreto de sacar adelante este proyecto, que además tiene como meta principal la formación de mejores personas para construir un mundo más justo. Se comenzó a recibir apoyo de afuera gracias a los mismos artistas que nos habían apoyado en algún momento. Ganamos arquitectos sin fronteras para impulsar la construcción de la casa. El arquitecto Augusto Ortiz de Zevallos nos donó los planos de la escuela.

 

Una sumatoria de esfuerzos…

Sí. Finalmente es el trabajo de todos en comunidad. Trabajamos bajo la consigna de que todo trabajo se hace en conjunto. Nada es gratis. Todo es un intercambio permanente. Si bien estamos en un contexto que no tiene las facilidades que hay en la ciudad y en el que se evidencia una falta de estado. Lo cierto es que hay estrategias para que la familia y la comunidad aprendan a trabajar en conjunto, y a saber que el asistencialismo no conduce a nada bueno.

 

p-05

¿De qué acciones hablamos por ejemplo?

Los padres de los niños pueden pagar de muchas maneras: con su trabajo, con su esfuerzo, con las faenas comunales e incluso con cosas simples como que sus niños estén puntuales y con la ropa adecuada para trabajar con nosotros. Eso nos ayuda mucho.

 

¿Cómo se estructura la escuela durante el año?

Se organizan en tres trimestres. Nos adaptamos al horario escolar de los chicos. En esa época estamos sábados y domingos, y en vacaciones todo el tiempo que podamos. Los grupos se dividen por experiencia en A y B, y por grupos etarios en 1, 2, 3 y 4. De acuerdo a eso se organizan las currículas, los syllabus y los cursos que llevarán. Hay una correspondencia entre un curso y otro. Es una propuesta de formación integral donde los niños llevan varias disciplinas artísticas y están ligadas unas con otras. Nos esforzamos para que cada una ayude a educar un aspecto puntual de la personalidad.

 

Es una compañía de formación…

Los chicos se conforman en promociones. La actual promoción ya camina junta hace nueve años. Respetamos mucho la elección de los chicos al salir del colegio. No todos van a elegir el camino del arte y para nosotros eso está bien. El objetivo de la escuela es acompañar y darles herramientas para lo que sea que elijan ser.

 

Pero siempre están los que vuelven

Claro, y por eso también tenemos un elenco, pero ser parte del elenco corresponde a compromisos mayores. Actualmente son siete chicos dentro de él que han sido egresados de promociones anteriores. Ellos asumen toda clase de responsabilidades, nos ayudan a dictar los talleres y están atentos a los chicos. En este momento -por ejemplo- todos los esfuerzos están puestos en la promoción que se gradúa. Estamos en un proceso de creación de su espectáculo final que será presentado a fines de marzo.

p-01

¿Qué ha sido necesario para que Puckllay sea una propuesta sustentable?

Aplicamos a diferentes estrategias: cooperación internacional, postulaciones, actividades pro-fondos y trabajo conjunto con la comunidad. Nunca hemos tenido grandes financiamientos. Siempre han sido cosas muy concretas y esto nos tiene en una permanente búsqueda de apoyo. Hemos descubierto que funciona mejor así. La casa es una evidencia de eso.

 

 

Y aún está en plena construcción…

Así es. Una de nuestras metas es terminar de construirla. La idea es que cada espacio atienda una especialidad. Tenemos el escenario que es como el corazón donde gravita toda la casa. Luego está la biblioteca y la sala de artes plásticas. Todo es funcional. Es decir, todo sirve para todo hasta que se termine de construir. Pero la idea es que los espacios puedan servir a un propósito “multifuncional”.

 

¿Se ha convertido también en un espacio para toda la comunidad?

Trabajamos en esta comunidad y para esta comunidad. Para la gente que quiera venir. Todas las convocatorias son abiertas. La selección se da naturalmente, pero una vez que estás acá, hay una serie de reglas que tienes que cumplir por un tema de convivencia, y porque eso hace coherente el proyecto de aprendizaje de los jóvenes y niños. En esa medida se genera el impacto porque los niños están acá y son felices. Todas las muestras, las clausuras y las varietés son abiertas a toda la comunidad.

p-03

 

Gracias a Pedro González García por las fotografías

114 Flares Twitter 0 Facebook 114 114 Flares ×

Previous:

La mitad cirquera de Catalina

Next:

Encuentro de Gestores Culturales

You may also like